Perú fortalece la seguridad en la región amazónica

La República del Perú cubre una buena parte de la selva amazónica, y de hecho es el país donde nace el gigantesco río Amazonas. Pero extensísimas áreas de la intrincada jungla permanecen despobladas, lo que complica el trabajo de las autoridades que tienen la misión de preservar la seguridad y el imperio de la ley en la región. Loreto, el departamento más grande del Perú, ubicado al norte del país, es una entidad totalmente amazónica, y su capital, Iquitos, a orillas del Amazonas, es vista como punto de destino para miles de turistas tanto nacionales como extranjeros, quienes requieren contar con la protección de las autoridades ante la posibilidad de ser víctimas de robos, hurtos, secuestros o cualquier otro hecho criminal.

La creciente actividad turística en Loreto ha hecho que el Ministerio de Comercio Exterior y Turismo se alíe con la Marina de Guerra del Perú para propender al fortalecimiento de la seguridad en sus vías fluviales, las cuales son utilizadas por diversos operadores turísticos para transportar a los visitantes. El acuerdo interinstitucional entre el Ministerio y la Marina de Guerra prevé que se donarán diez motores fuera de borda a la Dirección General de Capitanías y Guardacostas, para que los oficiales de esta institución puedan mantener y aumentar sus labores de patrullaje en los caudalosos ríos del departamento.

Así las cosas, se podrán fortalecer los procedimientos de vigilancia y control en los ríos Amazonas, Ucayali, Marañón, Napo, Nanay, Itaya y Momón, que son los más extensos y transitados de la amazonia peruana.

La viceministra de Turismo, la abogada Liz Blanca Chirinos Cuadros, fue la encargada de firmar el acuerdo, y expresó que gracias a él se “apoya las labores de seguridad y al mismo tiempo se mejoran las condiciones en que los turistas se transportan a través de los ríos de la amazonia peruana”.